10
Mon, Aug

Porque seguimos a Jesús y su mensaje….

Porque somos discípulas del evangelio……

y porque soñamos con una sociedad justa y en condiciones de igualdad de género……..

El pasado 8 de Marzo, varones y mujeres comprometidos con la paz, Marchamos en actitud solidaria para unirnos al clamor del pueblo que pide por una convivencia pacífica sin violencia, en especial, la que pega fuerte en los rostros sufrientes de las mujeres.

Con la convicción de que otro mundo es posible y con el sentimiento de la Resurrección y en tiempo de Cuaresma, es que quisimos estar presentes como Iglesia en Salida que acompaña, se mezcla y se entrevera con las causas solidarias que velan por la construcción de nuevos lazos de paz, amor y justicia que dignifiquen a la persona como creación de Dios a su imagen y semejanza.

Porque seguimos a Jesús y su mensaje….

Porque somos discípulas del evangelio……

y porque soñamos con una sociedad justa y en condiciones de igualdad de género……..

El pasado 8 de Marzo, varones y mujeres comprometidos con la paz, Marchamos en actitud solidaria para unirnos al clamor del pueblo que pide por una convivencia pacífica sin violencia, en especial, la que pega fuerte en los rostros sufrientes de las mujeres.

Con la convicción de que otro mundo es posible y con el sentimiento de la Resurrección y en tiempo de Cuaresma, es que quisimos estar presentes como Iglesia en Salida que acompaña, se mezcla y se entrevera con las causas solidarias que velan por la construcción de nuevos lazos de paz, amor y justicia que dignifiquen a la persona como creación de Dios a su imagen y semejanza.

 

Comenzamos la jornada de reflexión ya unos días antes. La previa inicial la propició nuestra Red de Enredados, a través del equipo coordinador que días antes nos convocaba a retomar el inicio del año y poner sobre la mesa de trabajo los temas de actualidad. Uno de ellos presentado por la Comisión María Magdalena, refiere a nuestras acciones en relación al Día Internacional de la Mujer. Es así que nuestra carta de identidad cobra fuerza con nuestras convicciones y reflexiones del día, más especialmente la que refiere al lugar de la Mujer en la Iglesia y en la Sociedad. El debate comunitario nos posibilitó acordar la consigna que acompañaría la convocatoria de las organizaciones feministas que invitaban al paro de actividades y a la marcha solidaria por 18 de julio. Si bien no había concenso en que la proclama respondiera en su totalidad a nuestras miradas de Fe, creíamos que debíamos estar presentes y visibles en esta jornada solidaria con actitud de unidad evangélica y denuncia profética. Estamos convencidos que estas acciones responden en mejor medida a la fidelidad y coherencia del Ser cristiano.

Y así marchamos en clima de armonía y respeto entre la diversidad de miradas pero con un mismo sentir: el de crear y recrear lazos de encuentro ….construyendo espacios de comunión entre hermanos y hermanas de un solo Padre, del Dios de la Vida.

Porque es posible la construcción del Reino de Dios aquí en la tierra, necesitamos de mujeres y varones de buena fe que con el compromiso de anunciar y defender la vida, nos animemos a soñar con la utopía y la esperanza prometida por el Resucitado

Que en esta Cuaresma nos invite a sentir la muerte en clave de Resurección.  

Perla Rodríguez O.P.

Laica Dominica

por Comisión María Magdalena